Viñamarinos: aburridos, excéntricos y decadentes